Índice

Forzar la ejecución de una aplicación

Hacer que un usuario o un administrador ejecute una vez una aplicación trampa es factible. Pero pedir más veces a una misma persona ejecutar una aplicación trampa es arriesgado, ya que la víctima se percatará de que aquí pasa algo. Se arriesga a que le falten excusas. Lo ideal es que su aplicación sea capaz de arrancar remota o automáticamente, lo que provocará su ejecución sin necesidad de intervención por parte del usuario.

El arranque automático de una aplicación puede hacerse con diferentes técnicas. Vamos a analizarlas juntos. Algunas necesitan una configuración con permisos de administradores o de sistema, otras son posibles simplemente con permisos de usuario. La diferencia reside en el dominio de aplicación. Un cambio con los permisos de usuario solo afectará al usuario objetivo, lo que resulta suficiente en la mayoría de los casos para obtener informaciones deseadas.

1. Los medios clásicos

El arranque automático de un programa modificando el sistema operativo con permisos de administradores puede hacerse de manera clásica: