Índice

Particionado y gestión de archivos

Toda nueva instalación de Windows 10 implica que el administrador debe plantearse ciertas preguntas: ¿Está mi hardware adaptado para la tarea? ¿Es mi software compatible? ¿Qué necesidades de disco tendré para almacenar los datos de usuario y los programas?

Particionar un disco duro significa dividirlo en distintas secciones con objeto de, por ejemplo, disponer de una parte para almacenar el sistema operativo y otra para los datos personales, el registro de eventos, etc.

En general, un ordenador equipado con el sistema operativo Windows 10 se suministra con un solo disco físico, configurado como un único volumen. Veremos que es posible reducir o aumentar el tamaño de una partición o incluso mejorar la disponibilidad utilizando tecnologías probadas.

El software suministrado con Windows 10 permite optimizar el rendimiento del sistema de archivos, como la desfragmentación de disco o las cuotas.

En caso de que las diferentes operaciones efectuadas en el disco duro no mejoren su rendimiento de manera significativa, puede ser interesante adquirir un disco SSD (Solid-State Drive), más rápido y robusto, ya que está constituido por memoria basada en semiconductores de estado sólido. Un disco SSD disminuye la electricidad necesaria para su funcionamiento. Lamentablemente, el coste por MB de esta tecnología es todavía relativamente alto.

1. Particiones MBR y GPT

Es posible instalar Windows 10 en un disco duro ...