La inteligencia artificial Inteligencia:artificial

La naturaleza presenta numerosos casos de inteligencia: esta no es específica al ser humano. De hecho, no es ni siquiera propia de los seres vivos: cualquier sistema capaz de adaptarse y ofrecer una respuesta adecuada a su entorno podría considerarse como inteligente. Hablamos, en este caso, de inteligencia artificial (I.A.). Este término lo acuñó John McCarthy en 1956 (la I.A. tiene una historia larga e interesante).

El dominio de la inteligencia artificial es muy vasto y permite cubrir numerosas técnicas diferentes. La capacidad de cálculo cada vez mayor de los ordenadores, una mejor comprensión de ciertos procesos naturales vinculados a la inteligencia y el progreso de los investigadores en las ciencias fundamentales han permitido realizar grandes avances.

Por otro lado, no todas las facultades que podemos atribuir a un ordenador se pueden considerar como parte de la inteligencia artificial. De este modo, un ordenador capaz de resolver ecuaciones complejas en muy poco tiempo (mucho más rápido de lo que podría hacerlo un ser humano) no se considera, no obstante, como inteligente.

Test:de TuringComo ocurre con los seres humanos (o con los animales), existen ciertas pruebas que permiten determinar si se puede considerar que el programa es, o no, inteligente. El más conocido es el test de Turing (descrito en 1950 por Alan Turing), que consiste en realizar una comunicación entre un ser humano encargado de realizar la prueba...

Si desea saber más, le proponemos el siguiente libro:
couv_DPT2INT.png
60-signet.svg
Versión impresa
20-ecran_lettre.svg
Versión online
41-logo_abonnement.svg
En ilimitado con la suscripción ENI
130-boutique.svg
En la tienda oficial de ENI
Anterior
La inteligencia de los seres vivos
Siguiente
Dominios de aplicación