Índice

Introducción

Aunque los usuarios normales no poseen los derechos necesarios para la administración del sistema, sin embargo pueden modificar su entorno personal.

El usuario puede personalizar la definición de su cuenta (contraseña, nombre completo, shell predeterminado), modificar el comportamiento del shell que emplea (variables de entorno, alias...), adaptar la interfaz gráfica a sus gustos y, desde luego, organizar sus archivos en los directorios previstos al efecto.