Índice

El futuro de la Raspberry Pi

Con la Raspberry Pi, la Fundación ha demostrado que es posible construir un ordenador totalmente operativo, por una cantidad fijada desde el inicio en 35 $. El entusiasmo provocado es el previsto y responde a una necesidad, a la que no habían sabido responder los Arduino, BeagleBoard y otras tarjetas.

La aparición de la Raspberry Pi ha "agitado" este pequeño mundo. Nuevas tarjetas con rendimientos mejorados y a precios competitivos vienen a perturbar los cimientos de la Raspberry Pi. Intel empezó a comercializar a finales de noviembre de 2013 una tarjeta llamada Galileo, equipada con un Pentium de bajo consumo (SoC Quark X 1000) y compatible con Arduino Uno R3, sus shields (tarjetas de extensión) y sus sketchs (programas). Esta tarjeta se vende por 55 € y se distribuyen gratuitamente 50.000 unidades a 1.000 universidades en todo el mundo.

Otras tarjetas derivadas de la Raspberry Pi, llamadas Banana Pi o incluso Orange Pi, dotadas de rendimientos más elevados (procesadores A20 o A31, 1 GB de RAM, socket SATA, reloj RTC...), se posicionan en el nicho de la Raspberry Pi. Su precio continúa siendo más elevado (cercano a los 50 € para las versiones básicas y la ausencia de una comunidad real es un freno a su expansión).

Adoptada por muchos directores de proyectos que la integran en sus desarrollos, la Raspberry Pi también ha provocado el nacimiento de un ecosistema formado por empresas que van a producir complementos (tarjetas, ...