Índice

Conclusión

Scratch en la Raspberry Pi sigue en versión 1.4, pero la potencia de la Raspberry Pi 3 y las numerosas mejoras y añadidos al programa, lo hacen mucho más agradable de utilizar.

La versión aparecida a finales de 2015 con Jessie se ha mejorado mucho, en particular con la adopción de una máquina virtual Squeak sobre la que se ejecuta Scratch, sustituyendo el antiguo motor de Scratch. En la misma Raspberry Pi, el rendimiento de Scratch se multiplica por entre 3 y 10 veces, según la prueba realizada. El número de tramos mostrados por segundo se ha doblado, pasando de 15 a 30 para una mayor fluidez de las animaciones.

La introducción de un servidor GPIO ofrece un medio sencillo de acceder a las entradas/salidas y a las tarjetas adicionales. Este servidor también gestiona la cámara y da acceso a la dirección IP, así como a la fecha y hora de la máquina. También es posible imaginar un programa Scratch que tome una foto al pulsar en un pulsador e imprima la fecha y hora de la toma de la imagen en la foto.

En el momento de escribir estas líneas se soportan las tarjetas Sense-HAT, Pibrella, Explorer HAT, PiFace, PiLite y Ryanteck motor Board. Hay otras tarjetas que se deberán añadir a la lista.

Originalmente visto como una herramienta destinada al aprendizaje de la programación por los niños, Scratch se presenta en la actualidad como una solución que permite interactuar de manera sencilla con el mundo real.