Índice

Introducción

Después de haber preparado la tarjeta micro SD, conectado todos los cables en la Raspberry Pi, enchufarla a la corriente y configurado el sistema, la pantalla muestra sus primeras palabras.

Pero ¿por qué usar este modo texto arcaico, cuando es posible trabajar con maravillosas pantallas gráficas con el ratón? Varias razonas explican esta elección.

El modo texto está disponible en todas las distribuciones

Históricamente, el modo texto es el modo nativo de Linux. Las interfaces gráficas son un recubrimiento. En todas las distribuciones, el modo texto está accesible a través de las consolas o tty (TeleType = máquina de escribir controlada en modo remoto). Las combinaciones de teclas desde la [Ctrl][Alt][F1] a la [Ctrl][Alt][F6] dan acceso a seis consolas, en las que de los diferentes usuarios pueden ejecutar tareas diferentes. La combinación [Ctrl][Alt][F7] permite pasar al modo gráfico (si existe).

El modo texto consume pocos recursos

En todo ordenador, el microprocesador comparte su tiempo entre las diferentes tareas que debe ejecutar. La creación y gestión de un conjunto de ventanas, así como de su contenido, consume potencia de cálculo. En ciertas máquinas, algunas veces hay una decena de ventanas abiertas correspondientes a varias aplicaciones, un navegador web en el que hay pestañas abiertas... Todo esto se gestiona con un único procesador y cada tarea ocupa espacio en memoria.

En modo texto, una página ...