Índice

Hacer la aplicación disponible sin conexión

La aparición de HTML 5 ha hecho evolucionar profundamente la Web. Ahora es posible, entre otros, desarrollar aplicaciones web que funcionan sin conexión, es decir, sin tener que estar conectadas a Internet. Esto permite afrontar escenarios en los que un usuario pueda trabajar sin conexión y, más adelante, sincronizar su trabajo una vez restablecida la conexión.

Este tipo de escenarios resulta ideal para las aplicaciones móviles, destinadas a dispositivos de tipo tableta o smartphones, donde un usuario puede querer utilizar una aplicación sin tener conexión a Internet, por ejemplo cuando se encuentra en el transporte público o en un entorno en el que no disponga de conexión, etc.

Para hacer que una aplicación pueda utilizarse sin conexión, hay que apoyarse en dos bloques de HTML 5: la caché y el almacenamiento.

1. Caché HTML 5

La funcionalidad de caché HTML 5 permite definir cuáles son los recursos de la aplicación web que deben alojarse en caché por parte del navegador.

Antes de HTML 5, ciertos navegadores ya poseían un mecanismo de caché para guardar ciertos tipos de recursos, en particular las imágenes, para optimizar la carga de las páginas y recuperar una única vez estos recursos. Cada navegador poseía, entonces, su propia lógica de caché. HTML 5 aporta una especificación que permite definir del lado del servidor la estrategia ...