Índice

Migración a Windows 10

Como hemos visto anteriormente, no todas las versiones de Windows pueden ser actualizadas. En esos casos, es necesario guardar los datos de los usuarios (herramientas, archivos transferidos y parámetros o USMT), borrar el sistema operativo anterior e instalar Windows 10: se trata del proceso de migración.

El principal inconveniente es tener que reinstalar las aplicaciones y controladores, y sobre todo restaurar los datos. Este proceso garantiza, sin embargo, que todos los ordenadores migrados arrancarán con los mismos parámetros y aplicaciones, ya que se basan en una instalación limpia.

Antes de cada migración, es necesario identificar los componentes que se han de migrar:

  • Cuentas de usuario: ¿debemos migrar todas las cuentas locales o solo las de los usuarios frecuentes?

  • Configuración de software y de sistema operativo: apariencia de las ventanas, directivas, cuentas de correo, etc.

  • Archivos y carpetas: ¿qué archivos y carpetas deben guardarse? ¿En qué partición? ¿Documentos, vídeos, imágenes?

1. Copia y restauración de Windows

Para proceder a la migración, Microsoft cuenta con una herramienta suministrada con Windows 7 llamada Copias de seguridad y restauración Windows 7: es ideal para migrar un pequeño número de ordenadores.

Una copia de seguridad efectuada desde esta herramienta podrá ser restaurada en Windows 10.

La copia de seguridad puede efectuarse hacia un recurso compartido, una partición ...