Índice

Introducción

Revolución anunciada, los objetos conectados invaden progresivamente nuestro entorno tecnológico. Pulseras con sensores de actividad, dispositivos multimedia, bombillas conectadas, básculas, etc., todos estos objetos aprovechan la tecnología Bluetooth Low Energy para comunicarse con nuestros smartphones y tabletas.

En efecto, si bien la tecnología Bluetooth clásica permite la comunicación entre dos dispositivos no conectados físicamente entre sí, esta no puede utilizarse en todos los casos: el consumo de energía necesario es demasiado importante.

Para resolver este problema, la compañía Nokia ha presentado en 2006 un protocolo basado en Bluetooth, pero que necesita mucha menos potencia para trabajar. Este protocolo se ha reintegrado con el protocolo Bluetooth, en 2010, según los preceptos Bluetooth Low Energy (utilizamos las siglas BLE) o Bluetooth Smart.

El débil consumo eléctrico de BLE, vinculado a un alcance respetable de un centenar de metros en campo abierto, ha permitido a la industria desarrollar diversos dispositivos de comunicación, tales como los beacons (balizas, en español), y de este modo proveer un conjunto de funcionalidades muy innovadoras. La geolocalización en el interior de edificios (geolocalización in-door) es una de las aplicaciones más esperadas por los profesionales.

Soportada por la plataforma Android desde la versión 4.3 (API 18), la tecnología BLE ha ocupado su espacio rápidamente ...