Índice

Protección de la privacidad

La función de geolocalización puede convertirse en algo bastante indiscreto y no todos los usuarios pueden estar dispuestos a compartir sus datos de geolocalización. El consorcio W3C ha emitido reglas de uso muy estrictas al respecto.

Ante todo, ofrecer los datos de geolocalización debe suponer una opción voluntaria del usuario. Antes de emitir cualquier información referente a la geolocalización hacia un sitio web, aparece una ventana popup o un aviso en el navegador pidiendo al usuario su autorización explícita.

He aquí una captura de pantalla solicitando los datos de geolocalización en Firefox 4:

images/CAP23IMG01.png

La misma ventana de autorización en Google Chrome:

images/CAP23IMG02.png

Cuando un navegador procede a emitir información de geolocalización, la información intercambiada con el sitio web de destino se realiza mediante una conexión cifrada.

En ningún momento se comparte el nombre y la dirección fuera del sitio web.

El identificador aleatorio del cliente para realizar un procedimiento de geolocalización debe expirar tras un período de dos semanas.

Para la protección de la privacidad, asumiremos que estos procedimientos se respetan escrupulosamente por parte de todos los actores de la red...