Índice

Preparar bien el despliegue planteando una buena estrategia

La preparación es la fase crítica del proyecto. Para no olvidar nada y acelerar su despliegue, Microsoft proporciona diferentes herramientas adaptadas a su contexto. Al finalizar esta etapa, usted habrá determinado el perímetro, el tipo de licencias y ediciones de Windows, el plan de despliegue así como la infraestructura necesaria para conseguirlo.

1. Definir el perímetro

Como en todo proyecto, el perímetro es aquí un elemento clave. Debería definir lo que es "obligatorio" y lo que es "opcional". Para llevar a cabo esta reflexión, he aquí una lista de elementos que pueden integrarse en su proyecto:

  • ¿Sólo servidores o también puestos cliente?

  • ¿Qué versiones y ediciones de Windows se desea incluir?

  • ¿Hace falta gestionar varios idiomas?

  • ¿Qué nomenclatura desea adoptar para los sistemas desplegados?

  • ¿Quién va a desplegar estas imágenes? ¿La implementación debería estar completamente automatizada?

  • ¿Qué hardware (y controladores) desea incluir?

  • ¿Qué actualizaciones deben/pueden estar presentes tras el despliegue?

  • ¿Qué herramientas o aplicaciones forman parte del núcleo común y pueden estar presentes tras el despliegue? ¿Puede hacer una instalación genérica y automatizada de estas aplicaciones?

  • ¿Es necesario crear varias imágenes de despliegue ...