Índice

Ya conozco las nociones básicas, ahora ¿cómo optimizo este uso?

Me gustaría mejorar en estilo y calidad, así como avanzar en el dominio de mi aplicación de mensajería.

No escriba en forma abreviada y corrija las faltas de ortografía

Un correo electrónico no es un SMS y, sobre todo, vuelva a leerlo para corregir las faltas de ortografía siempre que pueda. Su aplicación de mensajería dispone de un corrector ortográfico.

Evite los mensajes muy largos

Si tiene que reformular un mensaje un poco largo, cambie de párrafo de forma regular, utilice las posibilidades de formato de su aplicación de mensajería y en especial, las listas con viñetas para las enumeraciones, la negrita…

El mensaje debe poder leerse fácilmente en diagonal. Lo mejor es que no sobrepase el tamaño de  la pantalla de la persona que lo lea.

Utilice un formato PDF para sus datos adjuntos

Este formato se puede leer en prácticamente todos los ordenadores y el destinatario no necesita tener la aplicación con la que lo ha creado para leerlo. Otra ventaja es que suele sobrepasar las barreras de seguridad que ponen los servicios informáticos de sus destinatarios para impedir la apertura de archivos potencialmente peligrosos.

Evite reenviar un mensaje que contiene datos adjuntos

Sobrecargará su correo y el de sus destinatarios. En la mayoría de los casos es posible colocar un archivo adjunto en una ubicación compartida de la red y comunicar ...